Fitness

Consejos para llegar en forma al verano planificándolo ahora

Llegar en forma al verano

Con la llegada de la primavera comienzan las preocupaciones por el cuerpo que vamos a lucir el próximo verano. De hecho, es muy posible que te ronde en la cabeza desde el pasado mes de enero. Déjame decirte que es muy normal querer llegar en forma al verano, especialmente después de los no tan lejanos excesos navideños.

Como comprenderás, va ser complicado recuperar todos estos meses de inactividad sin pasar por el gimnasio. Pero con algo de planificación y esfuerzo, aún podrás conseguir grandes resultados.

Cómo llegar en forma al verano sin morir en el intento

Tener un cuerpo tonificado y fibroso es fruto, en la mayoría de ocasiones, de una gran constancia y dedicación. En ello interfieren, además, factores como la genética, la edad o incluso nuestros ritmos de vida. Así, no hay que obsesionarse con un cuerpo de revista, sino intentar alcanzar nuestra mejor versión. Para lograrlo, bastará con hacer algo de ejercicio, mantener una buena alimentación y seguir nuestros consejos. ¿Te apuntas?

Planifícate

Para conseguir sacar el máximo rendimiento a estos meses será necesario que te planifiques. Esto es aplicable tanto a la preparación de las comidas, como al tiempo que podrás dedicar a hacer ejercicio. Sí, hacer ejercicio y cuidar la alimentación es imprescindible. Aunque hay más tips que pueden ayudarte.

Aliméntate para estar saludable

Comer, es decir, alimentarse, es de vital importancia y afecta tanto a nuestro estado físico como a nuestra salud general. Es uno de los pilares que te permitirá conseguir cualquiera de tus objetivos.

Lógicamente, debemos huir de todo alimento ultra-procesado, dulces, y productos que tienen tantos ingredientes. En contraposición, consumir alimentos frescos, reducir los hidratos de carbono y aumentar la ingesta proteica nos permitirá estar más sanos. Todo comienza con la cesta de la compra: evita aquello que no sea comida “de verdad”.  

Vigila lo que bebes, la hidratación es clave para llegar en forma al verano

Beber mucho agua

Otra de las cosas que tienes que empezar a eliminar de tu dieta son los refrescos, licores, vino, etc. Todos ellos son grandes enemigos de un cuerpo sano, incluidos los refrescos light o bajos en calorías. Una vez que minimices su consumo, reducirás tu grasa corporal, así como la retención de líquidos.

Si quieres tener resultados sorprendentes en cuanto a disminución de volumen corporal se refiere, céntrate en beber solo agua y nada más que agua o infusiones.

Activa tu musculatura

Era de esperar. Efectivamente, el otro pilar que te permitirá, en un tiempo récord, recuperar tu silueta, es el entrenamiento. Decimos entrenamiento porque con tan poco margen, lo de hacer ejercicio no va ser suficiente.

Seguro que te resulta habitual ver por tu barrio como tus vecinos comienzan a salir a correr, pasear o ir en bicicleta. Son los principales ejercicios con los que puedes bajar esos kilos tan molestos. Este tipo de actividades permitirá a tu cuerpo eliminar grasas y tonificarse de manera rápida.

De este modo, si vas a salir a correr, que sea con cambios de ritmo. Si puedes hacer algo de bici, incluye un día de spinning. O, directamente, apúntate a disciplinas como el crossfit, gap, bodypump o similares, un dia por semana.

Puedes realizar entrenamientos en casa

Las rutinas HIIT son un gran entrenamiento que se puede realizar en cualquier sitio sin apenas material. Estas incluyen ejercicios muy generales que activan tanto tu abdomen como brazos y piernas en muy poco tiempo.

Suelen ser tablas de pocos minutos de duración, pero de mucha intensidad y gran rendimiento.

Desayuna algo más tarde

Sin duda, uno de los mejores momentos para reducir nuestra grasa corporal de manera muy efectiva es antes de desayunar. Es decir, en ayunas. De esta forma, nuestro organismo no dispone de energía, pero sí de ciertas reservas de grasa con las que alimentarse.

Es recomendable consumir de manera previa café o té, solos, sin edulcorantes. Y comenzar el dia con un suave paseo de unos treinta o cuarenta minutos; no más.

Suma buenos hábitos

Es muy difícil que en un par de días nuestros gustos y costumbres cambien. Sin embargo, si podemos ir introduciendo paulatinamente buenos hábitos que nos ayuden a estar mejor físicamente. Esto incluye reducir poco a poco esos alimentos que tanto nos gustan y debemos evitar. Sobreponernos a la pereza a la hora de ir a entrenar. O intentar estar más descansados para afrontar el día, puede contribuir a que cambiemos de vida.

De tal manera que, con el paso de unas pocas semanas, seamos capaces de comer un poco mejor y estar un poco más predispuestos a salir a entrenar, consiguiendo así llegar en forma al verano.

Consejos para llegar en forma al verano planificándolo ahora
5 (100%) 3 voto[s]

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Subir