Salud

Obesidad: Conoce algunos consejos para tratarla

Obesidad

La obesidad no tratada a tiempo, puede llegar a convertirse en una factor limitante en la vida cotidiana para la persona que la padece, requiere de tanta atención, que ya en algunos países es considerada como un problema de salud pública, Estados Unidos tiene la tasa más alta de población obesa con aproximadamente un 35% seguida por México con un 34%.

El primer paso hacia la obesidad es el sobrepeso, para saber si tienes obesidad o sobrepeso, primero necesitas conocer tu índice de masa corporal (IMC), y se calcula mediante la fórmula de dividir el peso en kilogramos sobre altura en metros al cuadrado, si el resultado oscila entre 25 y 29,9 kg/m2 significa sobrepeso, cuando es mayor a 30 ya se habla de obesidad. Por ejemplo: una persona que pesa 65 kilogramos y mide 1.57  se expresaría así (1.57*1.57)= 2.4649, los 65Kg lo dividimos por este valor y da como resultado 26.37 lo que significa que padece sobrepeso.

Males asociadas a la obesidad

Son muchas las enfermedades que vienen asociadas con la obesidad, entre ellas:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Cáncer de mama
  • Aumento de colesterol y triglicéridos (Hiperlipidemias)
  • Baja la producción hormonal  tanto en hombre como mujeres (Hipogonadismo)
  • La piel se torna gruesa y oscura (Acantosis)
  • Insuficiencia renal
  • Disfunción eréctil
  • Cáncer colorrectal
  • Cálculos biliares
  • Esterilidad
  • Ovario poliquístico
  • Agrandamiento del corazón
  • Hígado graso
  • Embolia pulmonar
  • Infarto
  • Apnea del sueño
  • Incontinencia
  • Venas varicosas

Estos y otros que pudieron faltar por mencionar. Además de que no solo afecta a nivel orgánico, la autoestima también podría verse afectada.

Cuando la obesidad ha pasado a escalas mayores, una simple tarea diaria podría resultar muy demandante para la persona, porque el cuerpo sigue ganando peso, si no haces algo rápido para frenarlo, lo más importante es que aceptes que la padeces, pidas ayuda a un especialista y sigas al pie de la letra sus indicaciones.

Quizá te interese leer:  ¿Sabes cómo hacer los ejercicios de Kegel correctamente?

En ocasiones cuando se llega a sufrir de manera severa, se opta por una cirugía dependiendo del estado de la persona.

Cambios que deberías realizar

Recuerda que para empezar a perder peso no se debe ingerir más calorías de las que se gastan, más o menos un déficit de 500 calorías diarias, con la ayuda de una alimentación equilibrada para que no exista una descompensación. También podrías empezar realizando actividad física, como caminatas diarias, usar las escaleras, sacar de tu nevera alimentos que vayan en contra de lo que debes comer, y dejar visibles aquellos que te aportan mucha fibra, tomar suficiente agua, o planificar tus compras según el menú apropiado.

No compres ropa tan holgada para que te des cuenta cuando empieces a bajar, revisa si tu circulo de amistades te pueden ayudar a lograr tu objetivo, y si no están dispuestos, sería mejor que empezaras a frecuentar personas que sí lo hagan. Te debes proponer metas reales que luego puedas mantener, y así no tener un efecto rebote.

Cree en ti, vuélvete una persona activa y deja el sedentarismo.

obesidad

La clave: Una sana alimentación

  1. Lácteos: Optar por los que son descremados, bajos en azúcar.
  2. Carnes: Carnes magras o aves de corral sin piel, pescados blancos, limitar el consumo de los huevos, evitar los embutidos, vísceras, pato y cordero.
  3. Harinas: Limitar el consumo del arroz, patata, pasta, pan y legumbres, y evitar productos de panadería.
  4. Frutas: Manzana, kiwi, piña, naranja, ciruela, fresas, melón o sandía, y evitar coco, frutas en conserva, frutas secas y aceitunas.
  5. Verduras: No existe limite. Excepto en la manera como las vayas a preparar, evita hacer rebozados.
  6. Aceites y Grasas: Utiliza aceite de oliva y evita el consumo de mayonesa, natas, cremas, tocino y manteca.
  7. Bebidas: Consume agua, infusiones, aromáticas, café o bebidas light, limita los jugos azucarados, y definitivamente evita el alcohol y la gaseosa.
  8. Dulces: Stevia, edulcorantes artificiales, compota natural y gelatina. Evita chocolate, el azúcar en sus dos presentaciones y la miel.
  9. Aliños: Utilizar hierbas aromáticas, vinagre, salsa de soja y especias. Limita el consumo de mostaza y ketchup.
  10. Cocciones: Preferiblemente a la plancha, a la brasa, hervido, al horno o al vapor. Evita la comida frita y rebozada.
Quizá te interese leer:  Mejora tu rendimiento deportivo con una buena salud bucal

alimentación sana

No olvides tener a la mano snacks saludables, como fruta troceada, verduras o lácteos descremados y agua. Eliminar la grasa que sea visible en el plato, masticar despacio, utilizar un plato más pequeño, no comer mientras ves la televisión, reducir el consumo de alimentos ya preparados, dejar las gaseosas, los helados, si tienes el hábito de fumar o beber es la hora para que lo dejes, no olvides el descanso de ocho horas diarias en la noche, no dormir lo suficiente, hace que el metabolismo funcione más despacio.

No se te olvide el ejercicio, iníciate de forma suave, y a medida que avances puedes ir aumentando el ritmo, esto depende de tu condicion física, si tienes algún inconveniente de salud para realizar ejercicio, visita un especialista y el te indicara como te puedes empezar a ejercitar.

Y lo más importante, llénate de mucho coraje y disciplina, si te caes empieza otra vez pero no desistas, la satisfacción es la mayor recompensa.

¡Si te gustó este artículo compártelo!

Referencias

Obesidad: Conoce algunos consejos para tratarla
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba