Enfermedades

La epilepsia y el deporte ¿es compatible?

epilepsia, hombre

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico. Se caracteriza por episodios de convulsiones recurrentes. Estas convulsiones no se sabe exactamente cuando aparecen ni se puede prever su duración ni gravedad. Se compone de movimientos involuntarios, que puede afectar a todo el cuerpo o a una parte. Trae como consecuencia múltiples síntomas. Como la pérdida de consciencia, memoria, echar espuma por la boca, contracciones musculares, descontrol de los esfínteres, etc. Estos efectos no tienen por qué darse todos a la vez, apareciendo sólo algunos de ellos u otros diferentes.

Una convulsión aislada no se define como epilepsia. Para ello, se debe de haber producido al menos dos no provocadas. Sucede porque se producen descargas eléctricas excesivas en partes concretas del cerebro. De las cuales, no se sabe predecir cual va a ser la parte afectada ni su duración. Dependiendo de ello, las secuelas pueden ser transitorias o irreversibles.

epilepsia, salud

A.E.PARCIAL. Lesiones hemisferio izquierdo. B.E.PARCIAL.Estado comatoso.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, son más de 50 millones las personas que padecen epilepsia. Es por eso importante describir cuales son los hábitos más beneficiosos para este tipo de pacientes. Lo recomendable es llevar una vida ordenada, dormir bien, no beber cafeína o no tomar alcohol. Entre todos los hábitos, se ha cuestionado si un paciente con epilepsia puede practicar deporte. Y la respuesta es sí, pero con matices. Aunque no se sabe cuando se va producir una crisis, hay que intentar prevenir riesgos. Las personas con epilepsia deben estar muy concienciados y conocer muy bien su enfermedad. Para poder elegir los ejercicios más adecuados sin poner en peligro su salud.

Quizá te interese leer:  Vigorexia, obsesión por el físico, el ejercicio y el deporte

Los especialistas expresan que una persona con epilepsia puede practicar cualquier deporte

Son deportes de riesgo para un paciente epiléptico, la natación. No porque no puede practicarla, sino porque si le da un episodio, podría ahogarse. Por lo que, tiene que tener especial cuidado, con practicar deportes acuáticos de forma sucesiva en el tiempo. Pues a mayor tiempo de inversión en la práctica del deporte, mayor probabilidad de padecer un episodio en el agua. Es recomendable que vayan acompañados de algún familiar o monitores. Además, sus acompañantes deben de conocer el procedimiento para atender a la persona que padece un episodio.

Otro de los deportes de riesgo, es el boxeo. Cualquier deporte que requiera golpes físicos, es considerado como de riesgo. Ya que un golpe en la cabeza o cualquier zona susceptible, podría desembocar en un episodio epiléptico o causar daños.

Otro de los deportes de riesgo seria por ejemplo, la escalada. E incidimos en lo anterior, en que hay que evitar situaciones en las que ante un posible episodio, la persona no ponga en riesgo su vida.

Las personas con epilepsia deben de ser conscientes de qué deportes son los más adecuados

Entre los deportes recomendados, equivalen a los de carácter colectivo. Principalmente, para que la persona no se sienta asilada por su enfermedad. Es beneficioso tanto para desarrollar aspectos sociales como para su salud física, los deportes en equipo. Como puede ser el baloncesto o fútbol. Y Entre los de menor riesgo, montar en bici, patinar, footing, etc.

Quizá te interese leer:  Agua hidrogenada, menos radicales libres y más rendimiento

Esto no quiere decir que no pueda realizar deportes individualmente. Ni tampoco que no pueda practicar algunos de los deportes catalogados como de riesgo. No hay ninguna recomendación oficial que establezca la incompatibilidad entre enfermedad y deporte individual.

Existe la sobreprotección de muchos padres que sus hijos padecen epilepsia y por miedo, no les permite practicar deporte. Esta praxis es delicada. Pues si evitas el riesgo de padecer un episodio en momentos de deporte, también le evitas poder hacer una vida normal. Y quizás los efectos negativos, no deriven tanto de la enfermedad. Sino de la falta de naturalidad a la hora de convivir con ella. Es por ello que no existe mayor tratamiento que hacer una vida normal. Practicando el deporte que nos guste, siempre y cuando se practique con consciencia.

La epilepsia y el deporte ¿es compatible?
5 (100%) 1 voto

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba