8 causas del envejecimiento prematuro y cómo combatirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Envejecer es una etapa de la vida y de nuestros hábitos depende que no sea anticipadamente. La parte donde más se nota el envejecimiento prematuro es en el rostro, ya que la piel se vuelve delgada, opaca y flácida. Además, tras lo anterior, aparecen las líneas de expresión. Es un hecho que todos vamos a envejecer, pero hay que hacerlo en la etapa correcta; es imposible revertirla, pero con algunos cambios se puede retrasar su aparición. En este artículo te explicamos cómo lograrlo.

La principal causa del envejecimiento prematuro es la formación de radicales libres en el cuerpo a causa del estrés, la mala alimentación, la falta de sueño, una vida sedentaria y otros factores ambientales. Con todo lo anterior, la piel empieza a perder colágeno, que se encarga de mantener unidas las células. Su descomposición trae consigo la pérdida de la elasticidad de la piel.

Factores que favorecen el envejecimiento prematuro

Son muchos los factores que provocan un envejecimiento prematuro. A continuación, explicaremos los que más afectan a nuestro organismo.

Exposición al sol

Los rayos UV dañan las células de la piel, motivo por el que esta empieza a producir menos melanina, colágeno y elastina. Como consecuencia, luce reseca y flácida. Exponernos al sol sin protección provoca que se manche la epidermis y, cuando esta situación es grave, pueden aparecer lesiones como son los tumores en la piel. Cabe destacar que sus efectos son mayores en personas de tez. Por ello, hay que evitar la exposición al sol en las horas más peligrosas, que son entre las 12.00 y las 16.00 horas.

Estados de ánimo negativos

Aunque sea un dato que muchos desconocen, la tristeza también envejece porque afecta directamente a la salud mental. Por ello, debemos intentar siempre buscar el lado bueno de las cosas.

Estrés

Cuando estamos sometidos a un exceso de estrés, el cuerpo empieza a liberar sustancias que causan mayor oxidación celular, por ello, la sintetización de nutrientes baja. El cuerpo empieza a sentirse cansado y afecta también a nuestro sistema inmunológico, siendo más propensos a enfermarnos.

Cuidando la piel podemos ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro

Falta de ejercicio

Realizar menos de 200 minutos a la semana de ejercicio nos convierte en sedentarios. Esto hace que el metabolismo y la circulación sanguínea funcionen de manera lenta. Cabe destacar que el ejercicio no solo ayuda a prevenir el envejecimiento, sino que también mantiene en forma el tono muscular, nuestra mente y, en general, todo el organismo.

Mala alimentación

Una alimentación alta en grasas, azúcares, comidas con bastantes aditivos y muy baja en frutas, verduras y agua aumenta la producción de radicales libres. Los alimentos ricos en antioxidantes se deben incluir siempre en nuestra alimentación diaria para que las células del cuerpo se blinden contra todo lo que perjudique a nuestro cuerpo.

No dormir lo suficiente

Dormir ayuda a que el cuerpo y los órganos se recuperen. Se recomienda hacerlo entre 7 y 9 horas al día. Cuando no se duerme lo suficiente amanecemos cansados y con mucha tensión, generándonos más estrés. Asimismo, también es aconsejable tomar siestas cortas de no más de veinte minutos durante el día, con el objetivo de recargar energía.

Sobrepeso

Cuando no se tiene un peso saludable empiezan a aparecer enfermedades propias de personas mayores. El efecto yoyó también resiente mucho nuestro organismo.

Tabaco y alcohol

Fumar y beber en exceso acelera el proceso de envejecimiento. Los efectos del tabaco sumados a los del alcohol son una combinación nefasta para el organismo. Los radicales libres generados por el consumo de este tipo de sustancias dañan las células que componen el cerebro, reduciendo la capacidad neurocognitiva. Igualmente, el consumo excesivo de alcohol se asocia con mayor riesgo de sufrir Alzheimer.

Alimentos que retrasan el envejecimiento prematuro

Al igual que existen alimentos que dañan nuestro organismo, otros nos ayudan a sentirnos más fuertes a lo largo del día.

Bayas 

Poseen una gran cantidad de fitonutrientes que nos ayudan en la pérdida de peso, la salud ocular, previene la aparición del cáncer y ayudan a retrasar el envejecimiento.

Pescado 

Pescados como el atún o el salmón contienen una buena fuente de ácidos grasos omega 3, Su consumo reduce la inflamación del cuerpo y fortalece nuestro sistema inmunológico

Té verde

Posee propiedades antioxidantes más altas que las halladas en la vitamina E y C. Además, previene el desarrollo de las células malignas.

El envejecimiento prematuro se puede prevenir con la comida

Naranja 

Contiene vitamina C, que es un antioxidante que fortalece el sistema inmunológico.

Brócoli

Contiene vitamina A y vitamina C que potencia el sistema inmune.

Vino tinto

Es conocido como el elixir anti-edad porque contiene Resveratrol, un potente antioxidante que repara el ADN previniendo el envejecimiento prematuro. Una copa de vino al día es suficiente.

Aguacate

Contiene vitamina E, que es un antioxidante para la piel. Asimismo, ayuda a regular el colesterol malo.

Manzana

Sus propiedades ayudan a combatir los radicales libres.

Leche

Las vitaminas que se encuentran presentes nos ayudan a tener huesos más sanos, fortalece el sistema inmune e inhibe algunas clases de cáncer como el de pecho, el colorrectal y el de la piel.

Otros métodos que nos ayudarán a prevenir el envejecimiento

El consumo de minerales, como el azufre, renuevan la piel. Este elemento se puede encontrar en las semillas secas, en los guisantes verdes y en las coles.

Igualmente, el hierro, que es el principal productor de hemoglobina, ayuda a mantener un tejido saludable. Por este motivo le da a la piel un color natural y buena salud a los órganos. Algunas fuentes para su consumo son el polen, las lentejas y la remolacha.

También, la coenzima Q-10 favorece la elasticidad de la piel. Este antioxidante está presente en alimentos como la sardina, el atún, el aceite de soya, el cacahuate y las espinacas.

El zinc y la vitamina B5

Por otro lado, el zinc previene el envejecimiento. Puedes encontrar este mineral principalmente en los granos integrales, cereales fortificados, carnes, aves, mariscos, productos lácteos y legumbres. Además, la vitamina B5 promueve la producción de fibroblastos, los cuales ayudan a la reparación de la piel. Al mismo tiempo, mejoran su hidratación y elasticidad. Su consumo adecuado contrarresta los efectos del envejecimiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario