Fitness

Flexibilidad: ¿por qué es tan importante?

flexibilidad

Lo primero que debes saber sobre la flexibilidad es que no se nace con ella, no existe un gen mágico que determina que eres o no flexible, es una disciplina que debes trabajar como cualquier otra. Es importante conocer sus beneficios y cómo trabajar en ella ya que puede ser de gran ayuda para cualquier tipo de entrenamiento que realices.

La flexibilidad de nuestras articulaciones nos beneficia a la hora de realizar nuestras actividades diarias, aunque no lo creas levantar a tus hijos, limpiar tu casa y hasta pararte de tu cama requieren de cierto nivel de flexibilidad, y a medida que ésta va mejorando, podrás hacer cada una de estas actividades con mayor facilidad. Además la flexibilidad nos ayuda a mantener las posturas correctas para nuestro cuerpo mientras vivimos nuestro día a día para evitar lesionarnos a largo plazo.

Con el pasar de los años, la flexibilidad de nuestro cuerpo comienza a disminuir, y si llevamos un estilo de vida sedentario este proceso ocurrirá más rápido. Así que trabajar en tu flexibilidad no sólo ayudará a tu entrenamiento sino a mantenerte sano e independiente a medida que tu edad va aumentando.

Flexibilidad

Con respecto al tiempo que debes trabajar al comenzar tu entrenamiento de flexibilidad es importante destacar que no hay un exceso del mismo, puedes practicarlo a diario si sientes que lo necesitas. Se recomienda incluir el entrenamiento de flexibilidad exclusivo de 1 a 3 veces a la semana, complementado con estiramientos que ayudan a evitar lesiones y a trabajar en la flexibilidad de los musculos previo a cada entrenamiento.

Quizá te interese leer:  Terminar con el SIDA, reto mundial

El National Institute of Health de los Estados Unidos recomienda realizar ejercicios de estiramiento de 3 a 5 veces en cada sesión; suavemente se debe entrar en la postura y mantener la posición de 10 a 30 segundos. Es importante mencionar que en los ejercicios de flexibilidad no debe haber dolor, habrá tensión a medida que se va aumentando la intensidad, pero si hay dolor debes detenerte para evitar una lesión. Respira de una manera pausada y relajada y repite los ejercicios tratando de llegar siempre un poco más allá, pero sin sobrepasar los límites que tu propio cuerpo establece.

Si el tipo de entrenamiento que tu realizas es de alta intensidad como por ejemplo levantamiento de pesas, o también si practicas ejercicio cardiovascular, es importante que inmediatamente posterior al entrenamiento realices estiramientos de tus articulaciones y músculos. El estiramiento posterior al ejercicio te ayudará no sólo a mejorar tu flexibilidad, sino también a promover en desarrollo de masa muscular.

Hay diversos ejercicios que te pueden ayudar a mejorar tu flexibilidad. Es importante evitar lesiones y seguir el ritmo que tu cuerpo tolera ¡Ánimo, los resultados los verás en tu vida diaria!

Existen dos tipos de ejercicios de flexibilidad:

  • Dinámicos: son aquellos movimientos mediante los cuales se alcanza el máximo rango de movimiento de una articulación. Por ejemplo: estando de pie apoyado en una pared, párate sobre un pie, y la pierna que está en el aire balancéala de un lado a otro, aumentando cada vez más la amplitud del movimiento; también puedes caminar realizando estocadas, dando pasos largos y bajando la rodilla en cada uno.
Quizá te interese leer:  Beneficios del Tai Chi: conócelos para mejorar tu salud

flexibilidad dinámica

  • Estáticos: consiste en mantener una posición fija estirando una articulación y sostenerla por 20 segundos. Estos son los clásicos ejercicios que todos recordamos de nuestras clases de gimnasia cuando éramos pequeños. Por ejemplo: siéntate con las piernas abiertas e inclínate hacia adelante y toca con tus manos la punta de tus pies; o sientate en el suelo, con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies juntas, en posición de mariposa, tratando de acercar lo más posible los talones a la entrepierna, y si quieres más intensidad puedes con tus manos empujar tus rodillas hacia el suelo.

Estático

Por último, te dejamos algunas recomendaciones para tus prácticas de flexibilidad:

  • Recuerda siempre hacer los estiramientos con el cuerpo caliente, es decir, luego de haber hecho el ejercicio o algún tipo de calentamiento.
  • No debe haber dolor, sólo tensión.
  • Realiza ejercicios de estiramiento para cada grupo muscular.
  • Ten paciencia y se constante con tus ejercicios de flexibilidad, los resultados no los verás en poco tiempo de entrenamiento.
  • No hay un género, edad, o condición física específica para trabajar en tu flexibilidad, con tan sólo conocer tus límites y trabajar poco a poco es suficiente para empezar.

Referencias

Flexibilidad: ¿por qué es tan importante?
4.5 (90%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba