Natación

Nadar con tubo frontal de natación ¿Qué beneficios obtienes?

tubo frontal de natación

Si nunca has usado un tubo frontal de natación antes, es probable que te lleve un poco de tiempo acostumbrarte a utilizarlo. Al principio, las brazadas son un poco más desafiantes ya que se balancea alrededor de la parte superior de tu cabeza antes de salir a la superficie, erigiéndose en el aire mientras expulsa un chorro de niebla clorada al aire a presión cual ballena vaciando su espiráculo. Pero, una vez que te acostumbras a nadar con un cuerpo extraño en la cabeza, verás que los beneficios de usarlo en tu entrenamiento son bastante claros.

No en vano, el tubo frontal de natación se ha convertido en parte integrante de la bolsa de deporte de cualquier nadador de competición que se precie. En este artículo os contamos algunas de las muchas razones por las que deberías usar este interesante accesorio de natación en tu entrenamiento de hoy para nadar más rápido.

6 beneficios de nadar usando tubo frontal de natación

1. Mejorarás la postura y evitarás cuello del nadador.

El tubo frontal de natación te obliga a mantener una postura recta en todo momento, sin tener que torcerlo hacia los lados. De esta forma, mejorarás la posición del cuello (y evitarás el doloroso cuello de nadador) porque estarás más tiempo en línea recta que mirando al frente.

Quizá te interese leer:  Nadar en aguas abiertas: consejos que te serán de utilidad

2. Aumentarás la eficiencia de tu brazada

Al no tener que preocuparte en sacar la cabeza fuera del agua para respirar, podrás concentrarte mucho mejor en tu técnica a la hora de nadar. Gracias al tubo frontal de natación podrás estirar más el largo de brazada y mejorar tus tiempos haciendo largos en la piscina sin tener que pensar en la respiración.

3. Se corrige la postura corporal

Uno de los problemas que atenazan a los nadadores aficionados es que sufrimos por llevar el tren inferior demasiado abajo en el agua. Esto ocurre porque vamos mirando al frente y no nos centramos en cuidar la postura recta que ha de mantener el cuerpo. Con el tubo de natación frontal, sin embargo, lo podrás hacer ya que la misma posición de respiración te obligará a empujar la cadera hacia la superficie de forma natural.

Tubo frontal de natación

4. La fuerza de la brazada aumenta

Al nadar en piscina corta tenemos la ventaja (o desventaja a nivel de marcas, según se mire) de descansar y retomar fuerza para cada 25 metros, pero con el tubo de natación frontal podrás poner en práctica la vuelta de campana o el toque para ser más rápido y tener menos tiempo de descanso.

5. Conseguirás nadar más rápido

La realidad es que cada vez que salimos a respirar, generamos resistencia en nuestro nado y frenamos nuestra velocidad. Con el tubo de natación frontal esto no ocurre, ya que al no tener que sacar la cabeza fuera del agua no se genera resistencia y podrás exigirte más sin la preocupación de la postura de los hombros o cuerpo general porque no habrá que salir a respirar.

Quizá te interese leer:  Algunos errores que cometemos nadando

6. Mejoras la técnica en estilos.

Estilos como pecho y mariposa son complejos por la coordinación y técnica que debes imprimir en cada brazada sumadas al hecho de que tienes sólo unas milésimas de segundo para tomar aire y recuperarte del esfuerzo. Con este accesorio podrás hacer sesiones de combinación de brazada de estilos para ejecutar a la perfección cada estilo, sobre todo en el caso de mariposa.

Si finalmente decides probarlo, puedes comprar uno de calidad y al mejor precio pinchando aquí.

Nadar con tubo frontal de natación ¿Qué beneficios obtienes?
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba