Enfermedades

Enfermedades por calor, ¿qué son y cómo prevenirlas?

Bebidas deportivas

Siempre buscamos prevenir lesiones músculo-esqueléticas al hacer deporte y dejamos de lado otros riesgos que debemos tener presentes a la hora de ejercitarnos. Las enfermedades por calor son un aumento muy elevado de la temperatura del cuerpo, y suelen ocurrir durante la práctica de algún ejercicio o deporte. Por esta razón es importante conocerlas y saber cómo evitarlas. Estas enfermedades ocurren cuando el cuerpo acumula calor y no es capaz de regular por si mismo la temperatura. Existen distintas condiciones ocasionadas por exceso de calor en el cuerpo, entre las cuales están en golpe de calor, agotamiento por calor y calambres por calor. Algunas de estas enfermedades pueden ser fatales, he ahí la importancia de saber acerca de las mismas.

Normalmente el cuerpo durante el ejercicio aumenta su temperatura, y en ese momento la regula mediante la producción de calor. Se libera calor mediante la evaporación de estas gotas de sudor que se liberan. Estas enfermedades suelen ocurrir en lugares muy calientes y húmedos, ya que promueven la deshidratación y en ambientes así hay menor evaporación del sudor.

La deshidratación es el primer paso para sufrir de una enfermedad por calor. Ejercitarse en un ambiente húmedo y muy caliente puede causar deshidratación significativa hasta en 30 minutos. Por esta razón se recomienda mantenerse hidratado durante las sesiones de ejercicio; aunque no tengas sed, tu cuerpo está perdiendo líquidos, por lo que no debes guiarte únicamente por la sensación de sed para tomar agua. Los deportistas que sólo toman agua cuando tienen sed recuperan entre 1/3 y 2/3 de los líquidos perdidos durante el ejercicio.

Quizá te interese leer:  ¿Por qué es importante celebrar tus metas saludables alcanzadas?

Factores de riesgo para sufrir de una enfermedad por calor

  • Deshidratación.
  • Practicar deporte en ambientes húmedos y calientes,
  • Uso de ropa y equipos pesados .
  • Ejercicios de alta intensidad.
  • Obesidad.
  • Medicamentos: por ejemplo, diuréticos.
  • Consumo de alcohol.
  • Obesidad.
  • No tener la condición física adecuada para el entrenamiento que se está realizando
  • Abuso de sustancias.
  • Alguna enfermedad aguda.
  • Mala alimentación o desórdenes alimenticios.

Agotamiento por calor

Golpe de calor

Los síntomas del golpe de calor son mareos, falta de coordinación, irritabilidad, agresividad, confusión o desorientación, convulsiones o coma. Como pueden ver, muchos de estos síntomas nos indican que es una condición muy grave, que afecta el sistema neurológico, por lo que en caso de presenciar una situación así es necesario acudir inmediatamente a una sala de emergencias. Mientras se realiza el traslado es necesario quitar la ropa que no sea necesaria, colocar hielo o sumergir en agua helada si es posible, mojar el cuerpo, cubrir con toallas de agua fría o compresas frías. Es muy importante bajar la temperatura rápidamente.

Agotamiento por calor

En esta condición podemos ver que la persona presenta náuseas, vómitos, un cansancio que no es usual, fuertes dolores de cabeza, mareos y escalofríos. En el caso del agotamiento por calor se debe descansar en un área fresca, con sombre, y elevar los pies. La rehidratación es importante, así que se debe tomar agua poco a poco para restablecer los líquidos corporales. Se debe remover la ropa extra y el equipo en el caso de que se tenga puesto. Es necesario descansar durante dos horas al menos para reanudar el ejercicio luego de este evento.

Quizá te interese leer:  Descanso en el entrenamiento de fuerza ¿cuál es su importancia?

Calambres por calor

Estos calambres se presentan como espasmos dolorosos, sobretodo en las piernas, brazos y tronco. En el caso de presentar calambres por calor es necesario detener el ejercicio y comenzar a estirar el músculo afectado. Se recomienda el consumo de bebidas deportivas para volver a equilibrar los líquidos y electrolitos del cuerpo.

Medidas preventivas

  1. Avisa cuando te sientas mal.
  2. Utiliza ropa cómoda y fresca.
  3. Procura practicar deportes intensos temprano en la mañana, o en la tarde para evitar las horas más calientes del día.
  4. Mantente atento de tu hidratación. Una manera de monitorizar la pérdida de líquidos es pesándote antes y después de la práctica. El color de la orina es también un buen indicativo de la deshidratación, si tu orina se oscurece y se ve muy concentrada es muy probable que necesites reponer líquidos a tu cuerpo.
  5. Toma agua y bebidas deportivas de manera regular, aunque no tengas sed, o aunque no sientas tanto calor.
Enfermedades por calor, ¿qué son y cómo prevenirlas?
5 (100%) 1 voto

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba