Dietas

Consejos para adelgazar si te has cansado de hacer dietas

consejos para adelgazar

Si estás leyendo esto, es porque como yo, estás cansado de hacer dietas y aun así quieres adelgazar. Quizás como yo, siempre has estado a dieta y piensas que un par de kilos o tallas menos te vendrían mejor, pero nos ponen enfrente un delicioso plato y no podemos negarnos. Y ¿cómo negarnos a una lasaña o a unos calamares a la romana? Más aún, ¿cómo podemos decirle que no permanentemente al chocolate? La verdad es que la felicidad tiene muchos colores y uno de esos es la comida. Para mí, es imposible llevar una vida plena restringiéndote de cosas tan ricas. Pero, entonces, ¿cómo puede tenerse un peso saludable y aun así comer rico? Pues sigue leyendo y te contaré los consejos que me han servido a mí.

Toda mi vida me ha gustado comer y todo tipo de comida. Sin embargo, también me agrada verme delgada, pero esto no siempre ha podido ser así. Hay veces en las que me pasaba un poco la mano y pues, como es natural, engordaba. Entonces los meses que seguían eran una tortura, me prohibía de todo. El hecho es que terminaba siendo infeliz y, finalmente, cuando rebajaba, tenía que mantener una dieta muy estricta porque, de lo contrario, ganaba rápidamente el peso o las tallas que había perdido. Todo siguió siendo así, hasta que un día comencé a simplemente cuidar la calidad de lo que comía. Reduje las cantidades, aumenté las veces que comía y comencé a hacer más de dos horas semanales de ejercicio. Sí, quizás no tenga el cuerpo de una top model, pero estoy delgada, que agrada a mi ego; estoy saludable, lo que agradeceré mucho cuando pase los 45; y, lo más importante, soy feliz. ¿Cómo lo hice? Dejémonos de charlas y comencemos.

adelgazar

Primero que nada, te recomiendo que no sientas que estás amarrado a un tipo de comida. Al menos en mi caso me sentía atrapada, pensando “estoy a dieta”. ¡Uf, qué sentimiento tan terrible!. Ahora lo que pienso es “mantengo una alimentación saludable” y cuando se presenta ante mí esos caballitos ultra-rebozados a los que les brota colesterol, no tiendo a pensar “no puedo, estoy a dieta”, sino “oye, esto es poco saludable, es mejor comer poco”. Entonces, lo que hago es satisfacerme con cosas que sé que son saludables y luego me premio con uno o dos.

Quizá te interese leer:  Cómo mantener el peso que se pierde haciendo dieta

Segundo, hay que hacer todas las comidas y que no saltarse ni una. Uno no adelgaza dejando de comer, puesto que de esta forma el organismo lo interpreta como que hay pocos recursos al alcance y es mejor guardar reservas. Esto es terrible. Se vuelve lento tu metabolismo. En cambio, si tu organismo “sabe” que comerá las tres comidas, “sabrá” que no debe guardar reservas. Adenás, es bueno que hagas cinco comidas. Esto incluye: el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena. También, hay que tratar de que no pasen más de cuatro horas entre una y otra ingesta, ya que ocurre lo que hablaba anteriormente. También es importante que no hagas grandes comidas. Excelentes meriendas son: frutos secos, frutas, yogurt, avena, aceitunas y gelatina.

Tercero, nunca es conveniente comer con mucha hambre porque cuando comemos, lo hacemos más de lo que necesitamos. Esto ocurre porque la sensación de satisfacción tarda en llegar al cerebro unos veinte minutos. Así, es que no pases mucho tiempo en ayuna y si ocurre, pues, ve con calma. Comienza con un caldo o una ensalada y mastica despacio.

Cuarto, debes aprender a comer despacio. Estadísticamente está relacionada la obesidad con el hecho de comer rápido. Esto ocurre por la misma razón dada anteriormente. Así que, dale tiempo a tu estómago. Come lento y verás que no necesitas tanto para satisfacerte.

Quinto, hay que hacer ejercicio. Y no, esos cuarenta minutos que caminas de tu casa al trabajo, no cuentan. Eso se llama “tener una vida activa”, no es ejercicio. No es que el hacer esa caminata no te ayude a mantenerte saludable, claro que sí, pero no lo confundamos con actividad física. Hacer ejercicio es ponerte tus zapatillas deportivas y salir a correr, por ejemplo.

Quizá te interese leer:  Empieza a reducir cintura practicando danza del vientre

sushi

Sexto, una vez que dices “mantengo una alimentación saludable”, tienes que ser muy astuto. Supongamos que quieres comer sushi, pero estos están prohibidos en cualquier dieta. Mi consejo es que los comas, sólo que no lo hagas un hábito. Lo ideal, sobre todo si quieres perder peso, es que distancies este tipo de comidas por lo menos una vez al mes. Pero de una vez que estas en el restaurante, no pidas los sushis rebozados, ni aquellos con queso philadelphia. También sería bueno que para comenzar tomaras una sopa para llenarte. Ahora bien, supongamos que vas a comer una hamburguesa y unas patatas fritas. La mayoría de las personas no pedirían el refresco light porque “ya lo otro tiene bastante grasa y es hipocresía”. A pesar de que pueda parecer una falsedad, no es lo mismo la Coca-Cola regular que contiene 35 gramos de azúcar, a la zero que no contiene nada.

Séptimo, usa platos y cubiertos pequeños. Aun cuando parezca una tontería, es un buen engaño visual, además que impedirá que te sirvas raciones demasiado grandes.

Y el octavo es disfrutar. No te peses todos los días. Si puedes mejor tira la báscula a la basura. El mejor indicador de que estás alcanzando tus metas son tus pantalones, la forma cómo te ves en el espejo y los cumplidos de las personas que te quieren.

Estos cambios que te propongo, bien pueden ir con cualquier régimen o simplemente para llevar una dieta de mantenimiento. Solamente hay que saber que son hábitos que hay que adquirir con el tiempo. Este proceso es paulatino, ya que es más saludable, y si vuelves a ganar peso, lo harías lentamente.

Consejos para adelgazar si te has cansado de hacer dietas
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba