Nutrición

Señales físicas que indican que no te estás alimentando bien

No te estás alimentando bien

La alimentación es uno de los hábitos más importantes porque influyen en la salud y en la calidad de vida. Desde el nacimiento es fundamental seguir una dieta equilibrada, variada y sana o podrían padecerse deficiencias nutricionales, lo que provocaría la aparición de enfermedades. Pero antes de llegar a este punto, el cuerpo envía unas señales para informar de esas carencias. Así que es muy importante que te observes para detectar esas señales físicas que indican que no te estás alimentando bien.

¿Cómo saber que no te estás alimentando bien?

Cansancio

El cansancio es uno de los síntomas más comunes cuando hay una mala alimentación. Cuando el cuerpo no consigue suficiente hierro y vitaminas, sobre todo las del grupo B, no obtiene la energía que le permitiría aguantar todo el día despierto.

Una mala alimentación también puede provocar dificultades para dormir. Si la cena no es ligera y la digestión es pesada, no se duerme bien y durante el día se irá mucho más cansado.

Se ha demostrado que la mayoría de personas que se sienten continuamente cansadas creen que es por el ritmo de vida que llevan. Sin embargo, cuando cambian el tipo de alimentación notan una gran mejoría.

Mal aliento

Una mala alimentación puede provocar mal aliento

La aparición del mal aliento puede deberse a varios factores, como una mala higiende bucodental, caries, gingivitis o estrés. Pero una mala dieta también puede ser la causa.

Un mal aliento puede ser señal de una escasa hidratación o una mala digestión. Para evitarlo hay que beber mucha agua y comer fruta y verdura cada día.

Dificultades para ir al baño

Lo normal es ir al baño al menos una vez al día, aunque puede haber algún día puntual que no sea así. Pero cuando pasan varios días, de forma repentina hay una acumulación de gases y se nota el vientre hinchado es porque se están consumiendo productos muy poco saludables de forma continua y hay una falta de fibra en la dieta.

Cambio en el cabello y la piel

Si el pelo se rompe con mucha facilidad o se cae más de lo habitual puede haber una falta de vitaminas. Una mala dieta también puede afectar a la coloración de la piel y a su nivel de hidratación, por lo que si empieza a verse mucho más apagada podría estar indicando una falta de nutrientes.

Cambios de humor

La alimentación y el humor están relacionados

Aunque parezcan dos cosas totalmente aisladas, la alimentación y el humor están estrechamente relacionados. Cuando la dieta está formada por alimentos poco saludables y hay un desorden en los horarios de comida, se pueden generar cambios de humor. Hay una tendencia a enfadarse con mucha más facilidad, a tener menos paciencia y a ser menos tolerante. Hay casos en los que se puede desarrollar una depresión. En este caso hay una pérdida de apetito, no se siente alegría y aumenta la tristeza y la ansiedad.

Se ha comprobado que tener unos horarios más o menos marcados para las comidas es tan beneficioso como llevar una dieta sana y equilibrada. El cuerpo necesita un orden y una rutina.

Enfermedades comunes recurrentes

El mejor combustible para el sistema inmune es una buena alimentación. Cuando esta falla, es mucho más fácil padecer resfriados, gripes y otras enfermedades comunes altamente contagiosas. Esto es porque el sistema inmune se deteriora y no puede hacer frente a las bacterias y virus que entran en el organismo.

Cualquiera de estas señales puede significar que no te estás alimentando bien. Ante esta situación lo mejor es analizar el tipo de dieta que se está siguiendo e intentar mejorarla o cambiarla. Si el problema persiste lo mejor será consultarlo con un médico.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir