Running

¿Cuándo hay que cambiar las zapatillas de running?

Cuándo cambiar las zapatillas de running

Todo aquel que practique este deporte ha oído las recomendaciones de las compañías de zapatos deportivos y tiendas especializadas: para evitar lesiones, es necesario cambiar de zapatillas de running con cierta frecuencia. Pero también puede ser que conozcas a otros runners que lleva corriendo kilómetros y kilómetros con las mismas zapatillas sin que ello les haya afectado negativamente. Y es entonces cuando surgen las preguntas: ¿Hay que cambiarlas sí o sí, o se pueden apurar hasta que se rompan? ¿Depende del tipo de zapatilla, o todas duran lo mismo? A continuación vamos a descubrir por qué es necesario cambiar las zapatillas de running y cada cuánto tiempo hay que hacerlo.

En cualquier caso, cuando se trata de elegir zapatillas para salir a correr y del tiempo adecuado para usarlas, lo mejor sin duda es escuchar a tu propio cuerpo y ver con qué te sientes más cómodo. En las tiendas especializadas te aconsejarán sobre las que creen que pueden ser mejor para ti y cuánto te durarán aproximadamente, pero al final lo que realmente importa es tu propio critero. Por tanto, si notas que tus zapatillas están en el ocaso de su vida útil y ves que ha llegado el momento de cambiar de zapatillas de running, en este ranking de zapatillas de Pasión Runner puedes ver cuál es el mejor calzado de running del momento. Y, si todavía no tienes muy claro cuáles son las más adecuadas para ti, en este enlace encontrarás algunos consejos para ayudarte a elegir.

Quizá te interese leer:  Reflexión sobre el dopaje en corredores populares

¿Por qué hay que cambiar las zapatillas de running cada cierto tiempo?

Mientras que la mayor parte del desgaste visible de un zapato ocurre en la tela superior y en la suela exterior de goma dura de un zapato para correr, el desgaste que más afecta a la biomecánica (y, por lo tanto, el que tiene más probabilidades de producir lesiones ocurre dentro de media-suela. La media suela es la capa gruesa de espuma EVA que amortigua el impacto y, en algunos casos, está diseñada para modular la mecánica de tus pies cuando corres. Y, si bien la espuma EVA es bastante resistente al paso del tiempo, los estudios demuestran que se descompone tras muchas carreras.

Por qué hay que cambiar las zapatillas de running

Por este motivo, conforme tus zapatillas envejecen tras acumular más y más kilómetros, su capacidad de absorber el impacto se va limitando y empiezan a estar cada vez más delgadas y rígidas, llegando a aplanarse casi del todo cuando ya llevan mucho tiempo de uso. Además, el propio chasis de la zapatilla va cambiando a medida que esta se deforma, lo cual puede afectar a los tendones y la musculatura a largo plazo.

El cuerpo se adapta a la situación de cambios graduales que se van dando bajo de las plantas de los pies, lo que le permite mantener un paso uniforme a pesar de los cambios en las zapatillas mediante la activación muscular. Por lo tanto, cuando corres con unas zapatillas que son más delgadas y rígidas después de kilómetros de entrenamiento, los músculos de tus piernas tienden a aflojarse para compensar la absorción de golpes perdida en la suela, lo que puede generar lesiones.

Quizá te interese leer:  ¿Te duele la espalda después de correr? Cuida tu psoas

Entonces… ¿Cuándo hay que cambiar las zapatillas de running?

Lo cierto es que no existe una forma de calcular de manera rigurosa y certera que ha llegado la hora de cambiar las zapatillas de running. Con frecuencia, los expertos aportan una cifra estándar para orientar a los runners, basándose en la media de kilómetros recorridos y el tipo de zapatilla, pero el cálculo no es exacto porque influyen otros factores en la ecuación: el tipo de corredor que sea  –pronador, supinador o neutro-; el tipo de terreno por el que suela entrenar -no desgasta lo mismo el asfalto que otras superficies más blandas como una pista de atletismo o la arena de la playa-; o el peso de la persona -ya que a más peso, mayor desgaste de la suela-. En cualquier caso, la cifra aproximada orientativa es la siguiente:

  • Zapatillas de alta gama de entrenamiento: se deben cambiar cada 800-100o kilómetros
  • Zapatillas mixtas: cada 500 – 600km.
  • Zapatillas de competición: cada 300 – 400km.
¿Cuándo hay que cambiar las zapatillas de running?
5 (100%) 3 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba