Salud

Ortorexia, el desorden alimenticio que seguramente no conoces

ortorexia nerviosa

La ortorexia nerviosa es un desorden alimenticio que está comenzando a ser considerado como una enfermedad. Estamos acostumbrados a leer y escuchar hablar sobre la bulimia y la anorexia; de hecho, tal vez conocemos a alguien que padece o que padeció alguna de estas patologías, incluso puede que nosotros mismos la hayamos sufrido. De ahí que normalmente nos pueda parecer extraño el hecho de inducir el vómito, de abusar de los laxantes o el privarse de ingerir alimentos. Sin embargo, si nos dicen que el comer de forma muy saludable y hacer ejercicios desmedidamente es considerado como un nuevo desorden alimenticio, no nos lo creeríamos.

Una de las principales razones por las cuales no aceptaríamos esta patología como tal, se debe a que desde mediados el siglo pasado hemos venido presenciando que Occidente mantiene un culto al cuerpo, en la que primeramente pudimos ver que la delgadez era el ideal, lo cual implicaba una dieta en la que casi no se consumían alimentos y conllevaba un régimen muy estricto de aeróbicos para quemar las pocas calorías que se consumían. Por lo general, este ideal era propagado por las súper modelos y las revistas de moda.

Es evidente que la bulimia y la anorexia han tenido eco como respuesta a la preocupación por el peso. Luego, la delgadez, quizás por el hecho de que se ve poco saludable, se modificó en un cuerpo con curvas. Dicha utopía solamente pudo ser cumplida por aquellos que se sacaron la lotería genética y también por los que contaban con los medios suficientes para realizarse cirugías plásticas,  obviamente esto derivó en un exceso, que de la misma manera es considerado una enfermedad. Posteriormente, este culto tomó una vertiente más “saludable” y “natural” que, con el bombardeo sin cesar de los medios y las redes sociales, se desvió de su principio original. Aquí es donde entra la ortorexia, que es descrita por Steven Bratman como un trastorno de la alimentación que tiene características en la obsesión patológica, donde la persona tiene pensamientos recurrentes y persistentes en torno a la comida que ella considera saludable.

Quizá te interese leer:  Los efectos de dormir mal en nuestro cuerpo y cerebro

Así, esta fijación que fue nombrada en 1997, comienza inicialmente en la intención de evitar enfermedades y mantenerse sano, pero lo que comienza como un deseo inocente, termina enmarcado en un trastorno de ansiedad que en efecto está asociado con el trastorno obsesivo-compulsivo. De esta forma, la persona que sufre ortorexia evita los alimentos no saludables. Limitan, así, el consumo de los alimentos que el sujeto considera no-saludables, como, por ejemplo, las carnes rojas, los huevos, los azúcares, los lácteos, las grasas, entre otros. Esto, no solamente los lleva eventualmente a la desnutrición, es decir, aquello de lo que quieren huir, sino que también agrava otros comportamientos, como lo son: el aislamiento social, ya que tiende a sentirse superiormente moral a causa del régimen alimenticio que lleva. Es evidente que en casos crónicos uno de los riesgos de esta patología es la muerte por inanición.

Como síntomas podríamos decir que la alimentación saludable es una obsesión, un pensamiento recurrente. También tienden a tener un deseo incontrolable por comer cuando tienen experimentan emociones fuertes como ansiedad. Es evidente que la comida saludable tiene un concepto muy subjetivo en estas personas, por lo que los alimentos con conservantes o producidos industrialmente son dañinos; y los producidos ecológicos son saludables y aceptados.

La ortorexia, actualmente, no está reconocida por el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) como una enfermedad mental. Sin embargo, los médicos coinciden en que, ya sea que esta se clasifique como un problema de la personalidad o un hábito alimenticio que es llevado al extremo, es importante prestarle atención a este fenómeno como una condición que se caracteriza por un fanatismo por la alimentación saludable y por el realizar ejercicios de forma desmesurada. Una estimación elaborada, señala que alrededor del 28% de la población en los países occidentales sufren ortorexia. Los jóvenes y las mujeres son los más propensos a padecerla.

ortorexia nerviosa

A pesar de no ser reconocida como una enfermedad mental, no le queda ninguna duda a los investigadores de que este trastorno implica un severo malestar físico y psíquico. Un paciente referido por tal aflicción comenta lo siguiente:

Quizá te interese leer:  TomTom Spark Music, smartwatch con GPS, música y más

Al final, era imposible ejercitarse más o comer menos. Era imposible vomitar más o sentirse peor. Todo era ansiedad. Era incapaz de hacer ejercicio para quitarme la ansiedad. Tenía un dolor terrible y me sentía como mierda. Al mismo tiempo, yo sentía que si no me ejercitaba, moriría. Entonces me suicidaría. (von Wachenfeldt, 2010)

El afectado, de esta manera, se preocupa de forma desmedida por el tipo de alimento que ingieren, por lo que pueden utilizar todo su tiempo en planificar lo que comerán durante el día. En algunos casos, incluso llegan a estipularlo semanalmente. También suelen desplazarse a grandes distancias solamente con el objetivo de conseguir un alimento especial o ecológico. Incluso llegan a obsesionarse por los valores nutricionales y el peso de la comida.

Todo lo expresado anteriormente, es parte de un campo de estudio que todavía está en crecimiento; por lo que, actualmente, no se cuenta con un panorama completamente claro de lo que la ortorexia nerviosa realmente implica. Y, a pesar de que la descripción de Bartman está claramente marcada como una obsesión por la comida, los aspectos que se relacionan con la comida y los hábitos alimenticios, la relación que los medios suecos le agregan a esta patología con la práctica excesiva de ejercicio, todavía no ha sido relacionado con el mismo cuadro.

Referencias

Ortorexia, el desorden alimenticio que seguramente no conoces
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba